Búsqueda personalizada

jueves, 15 de abril de 2010

SUPERMERCADOS HACEN QUE BODEGAS CIERREN EN UN 60%

Solo cuatro de diez bodegas sobreviven a los tres años de iniciadas sus operaciones, lo que hace replantear el negocio de la ‘tienda de la esquina’, si no quiere desaparecer.



Especialistas consideran que el futuro de los pequeños negocios de comercio al por menor requiere un realineamiento estratégico importante.

Allí donde los supermercados crecen, el negocio de las bodegas, las panaderías y los puestos de mercado experimenta retos importantes, sostiene la consultora Proexpansión.

En el caso de las bodegas, en los últimos nueve años, si bien siguieron apareciendo especialmente en zonas periféricas de Lima, donde el ritmo de creación de bodegas fue tres veces el existente, su mortalidad, sin embargo, es una de las más altas, entre las 25 principales actividades económicas.

Así, detallan que solo cuatro de cada diez bodegas que se crean superan la barrera de los tres años, mientras que el 60% desaparece. Y no solo ocurre con las bodegas, pues las panaderías (y las carretillas de pan) están siendo claramente arrinconadas en las zonas de influencia de supermercados. Por ejemplo, en los últimos nueve años, el número de panaderías en San Isidro, Miraflores y San Borja se ha reducido en 21%.

Otro punto adicional que revela el informe es que los puestos de mercado han sido los más golpeados por la expansión de los supermercados.

"Han desaparecido 3,094 puestos minoristas de venta al público, en los últimos nueve años, predominantemente en los distritos que están dentro del ámbito de alcance de los supermercados", indican.

Ola supermercadista
En el periodo de análisis de la consultora -últimos nueve años- los supermercados (Supermercados Peruanos, Cencosud e Hipermercado Tottus) han expandido sus tiendas, al pasar de 57 a 128, así como de superficie (de 168,000 a 400,000 m2 en el mismo periodo).

Refiere que ese proceso ha contribuido a desarrollar proveedores en el proceso de integración de su negocio hacia atrás: "Un supermercado llega a tener, en promedio, 1,000 proveedores", señala Proexpansión.

Añade que la situación actual se ha modificado y ahora los supermercados han puesto su atención en la clase media, segmento de la población que en la última década ha alcanzado los 3.7 millones de personas en Lima.

Así definen que el consumidor ha sido el más beneficiado, y explican que el consumidor lo percibe en distintos factores, como el precio, pues tiene mayor poder de negociación frente a los proveedores, difícil de igualar por los negocios más pequeños.

"Y si bien no siempre trasladan el beneficio de estas mejores condiciones a los clientes, los supermercados pueden conseguir productos con descuentos y promociones y con plazos de pago promedio de 90 días", añaden.

En cuanto a variedad de productos, en un solo espacio pueden ofrecer 5,000 ítems comparados con las bodegas, de 300 ítems, pero además las alianzas con concesionarios ayudan a la expansión de su oferta hacia los servicios como de televisión por cable, financieros y turísticos, entre otros.

¿Sin bodegas?
Proexpansión menciona que las bodegas deben reformular su estructura de negocios, pues el acercamiento de los supermercados hacia nuevas zonas urbanas, de Lima este, norte y sur puede tardar, en promedio, cinco años.

Por ello, deben establecer alianzas con grandes proveedores/clientes, con los mismos supermercados o con otros pequeños negocios para alcanzar economías de escala, surtir su oferta o simplemente compartir espacios.

Precisiones
- Según la SBS, el 63% de las transacciones con tarjetas de débito y crédito se refieren a las compras de alimentos, principalmente en supermercados.

- Los horarios convenientes, las facilidades de estacionamiento, la mezcla y ordenamiento de productos y servicios añaden a la compra semanal un importante componente de comodidad en el retail moderno.

- Las bodegas deben mantener el tamaño actual y ubicarse en nichos con altos niveles de especialización. Por ejemplo, en formatos de negocios focalizados en la venta de productos orgánicos, regionales o gourmet.

- Los pequeños negocios de comercio al por menor suelen ser capaces de crear en los consumidores experiencias plenas.

Análisis
Atacando los puntos débiles
Los negocios tradicionales tienen como ventaja su servicio especializado y la familiaridad. Además en el puesto de mercado se tiene la imagen de tener productos más frescos y hay productos fraccionados. Sin embargo, aún falla la experiencia de compra, ya que las condiciones de higiene no son las mejores y no suelen mejorar su servicio.

En las bodegas sospecho que ha bajado el volumen de venta; mientras que las panaderías compiten con un supermercado que ofrece 20 variedades de pan, por lo que no se puede quedar con el mismo pan de la mañana.

La idea es sacar ventaja de los supermercados, atacando sus puntos débiles. Deben especializarse y ofrecer productos adicionales como cuadernos, verduras, etc. Asimismo, dar crédito a una semana, servicios de delivery, entre otros.

Pewru31.pe
Gestion.pe

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada